Paul DeNicola 

Director, Governance Insights Center, PwC Estados Unidos

El mundo se enfrenta a importantes desafíos, desde el cambio climático hasta la injusticia racial, que pueden generar turbulencias a la hora de hacer negocios. Las empresas ya no tienen la opción de solo involucrarse para ayudar a abordar estos desafíos; ahora es un imperativo para los negocios. A medida que los desafíos se tornan cada vez más complejos, el mundo necesita líderes que puedan dirigir en forma diferente, manejar esta complejidad e identificar oportunidades en la adversidad. Sin embargo, este liderazgo muchas veces no existe.

Los directorios de las empresas desempeñan un papel importante en el abordaje de la «crisis de liderazgo». Al igual que las crisis de prosperidadtecnología, y legitimidad institucional, que ya hemos analizado, es uno de los problemas más urgentes que enfrenta la humanidad. También es un desafío importante que deben tener en cuenta los directorios a la hora de supervisar la estrategia corporativa.

De las cinco megatendencias analizadas por Blair Sheppard, Líder Global de Estrategia y Liderazgo de PwC, en su libro Ten Years to Midnight, la polarización es la que más afecta a la crisis de liderazgo. Ha dificultado enormemente la cooperación internacional y disminuido la confianza en expertos. En general, las personas con opiniones opuestas ni siquiera pueden ponerse de acuerdo sobre una misma serie de hechos. El compromiso se torna mucho más difícil si no existe consenso respecto de lo que es verdad.

El imperativo de liderazgo cambiante 

Este escenario podría parecer intimidante, pero las empresas aún deben enfrentarse a grandes desafíos, incluso si no hay consenso ni coordinación a nivel global. Por ejemplo, el cambio climático. El problema requiere que los países, las empresas y las personas por igual tomen medidas a gran escala. Independientemente de lo que esté pasando en otras áreas, los accionistas esperan que las empresas hagan su parte. Los grandes inversores institucionales dejaron en claro que divulgar más los riesgos climáticos es una prioridad. Además, los accionistas activistas ponen cada vez más el foco en empresas que consideran que están atrasadas respecto de cuestiones ambientales, sociales y de gobierno corporativo (ESG), como el clima.

Lo mismo sucede con la diversidad y la inclusión. No solo los accionistas exigen a las empresas que divulguen la composición racial y étnica del personal (y sus directorios), los empleados también suelen ser otro grupo de interés clave que promueve el cambio.

Claramente, las empresas no pueden esperar un consenso global ni un mandato de gobierno para abordar estas cuestiones. La efectiva supervisión en materia de ESG por parte del directorio puede ayudarlas a generar y mantener confianza y a demostrar liderazgo en este tema tan importante. Las empresas deben reimaginar el futuro mediante la transformación plena de sus negocios para generar confianza a sus clientes y comunidades.

Liderazgo, supervisión y confianza

Según Edelman Trust Barometer, las empresas gozan de más confianza pública que cualquier otra institución de Estados Unidos. Son más confiables que el gobierno, los medios de comunicación o las ONG y, en consecuencia, muchas personas buscan en ellas las soluciones a los problemas más apremiantes de la sociedad.

Los directorios pueden ayudar a sus empresas a hacer frente a este desafío al garantizar que sus líderes sean capaces de afrontar las seis paradojas que son muy significativas en la actualidad. 

  • Local pero con mentalidad global: ¿Cómo se navega en un mundo que es cada vez más global y local al mismo tiempo?
  • Ser político de alta integridad: ¿Cómo se navega por la política de “hacer que las cosas sucedan” y conservar su carácter?
  • Héroe humilde: ¿Cómo tienes la confianza para actuar en un mundo incierto y la humildad para reconocer cuando te equivocas?
  • Ejecutor estratégico: ¿Cómo se ejecuta de manera efectiva y al mismo tiempo se es altamente estratégico?
  • Humanista y experto en tecnología: ¿Cómo se vuelve cada vez más conocedor de la tecnología, pero recordando que las organizaciones están dirigidas por personas, para personas?
  • Innovador tradicional: ¿Cómo utiliza el pasado para ayudar a dirigir su éxito futuro?

Afrontar estas paradojas – elementos que son contradictorios aunque están interrelacionados y persisten en el tiempo – será fundamental para el éxito de los líderes de una empresa y, por extensión, para el éxito de la empresa. Aprender a afrontar ambas partes de cada una de las seis paradojas principales será fundamental para los líderes y las empresas que quieran diferenciarse.

Al enfocarse en identificar, formar y ayudar a los ejecutivos sénior a desarrollar habilidades para afrontar estas paradojas, los directores pueden convertirse en recursos positivos para ellos y facultarlos para liderar con responsabilidad. Pueden asegurarse de que la estrategia corporativa tenga en cuenta la crisis de liderazgo, al mismo tiempo que posicionan a sus empresas como líderes.