Por Alejandro Carrera y Alejandro Marchionna Faré

Alejandro Carrera y Alejandro Marchionna FaréEn Suiza acaba de nacer la ola de un potencial tsunami corporativo. Hace pocos días, en un referéndum, los votantes suizos decidieron un importante cambio que puede afectar al gobierno de las organizaciones del país: se puso un límite a la compensación de los CEOs y se tienen previstas fuertes penalizaciones a aquellos que no la cumplan. En relación con esto, en el presente newsletter comentaremos el artículo 261 de la Ley de Sociedades Comerciales, que desarrolla los aspectos de remuneración de los directores, aunque no es exactamente lo mismo, está relacionado.

Si bien puede tomarse como una norma que busca proteger exclusivamente los intereses de los accionistas, de lo que se trata es de intervenir en la forma en la que se redistribuye la riqueza generada por las empresas. Está lejos de ser una medida de tinte socialista, como algunos han interpretado en ese país. El fin último es el bien común; y son la equidad y la transparencia los valores que están en juego. Desde nuestro punto de vista, ésta es una buena noticia. Más allá de ello, entendemos que generará un rico debate y permitirá aclarar o entender mejor el rol de las empresas en la sociedad y el papel que en ellas juegan sus directivos. Es por eso que este “aleteo de la mariposa” en Suiza tiene todo el aspecto de un terremoto capaz de generar un tsunami corporativo de efectos hoy impredecibles, pero que entendemos serán positivos mucho más allá de las fronteras de ese país.

Cabe preguntarse cuándo llegará este tsunami a las costas argentinas. Sin duda, lo hará, pero está claro que no será inmediatamente. En nuestro país, la gobernanza corporativa está lejos de ser el centro de la discusión, si lo miramos desde este punto de vista. Pero, en algunos casos en donde el Gobierno Nacional pone la mira, la acción legislativa y ejecutiva lleva a una lucha de poder que es cruenta y contraria al bien común. Estos temas locales son muy trascendentes para nuestra República, pero irrelevantes para el mundo.